PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Artes audiovisuales / Wintergarten
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

STARSHIP TROOPERS

Comentado por Yusef Huwaidi
jhb@othlo.com
Granada, España

Género: Comedia, acción, ciencia-ficción
Director: Paul Verhoeven
Productores: Jon Davison y Alan Marshall
Producción: Jon Davison Productions, Tri-Star Pictures, Touchstone Pictures
Guión: Ed Neumeier, basado en la novela de Robert A. Heinlein
Fotografía: Jost Vacano, Technicolor
Diseño de producción: Allan Cameron
Música: Basil Poledouris
Montaje: Mark Goldblatt y Caroline Ross
Actores: Casper Van Dien (Johnny Rico), Dina Meyer (Dizzy Flores), Denise Richards (Carmen Ibañez), Jake Busey (Ace Levy), Neil Patrick Harris (Carl Jenkins), Clancy Brown (Sargento Zim), Seth Gilliam (Sugar Watkins), Patrick Muldoon (Zander Barcalow), Michael Ironside (Jean Rasczak), Rue McClanahan (la profesora de biología), Marshall Bell (General Owen), Eric Bruskotter (Breckinridge)
USA, 1997. 129 min.

Argumento:

Tiene dos: Para empezar, se trata de que un planeta alienígena acosa a la Tierra y unos jóvenes se alistan en el ejército para destruir a los alienígenas. El segundo es el más complicado de captar, es una sátira cruel de la sociedad de hoy y hacia lo que tiende.
Para empezar, y siguiendo ese último aspecto, la sátira recorre una doble vertiente, por un lado es una sátira cruelísima a la sociedad (como ya hiciera el mismo Verhoeven con Showgirls) y por otro es una comedia con continuos guiños a la literatura y el cine fantásticos, sin dejar atrás el bélico y el western.

El film comienza con un plagio de las series del estilo Sensación de Vivir y Melrose Place, Salvados por la campana y otras pijadas juveniles. Continúa con un adiestramiento militar igualito al de la Chaqueta Metálica de Stanley Kubrick y su "¡¡¡señor, si señor!!!" con los típicos oficiales malísimos y cadetes algo ingenuos que se hacen hombres, atención a lo del médico. Hay una absurda historia de amor que parece sacada de una comedia de situación. Luego, la película se divide en dos al seguir las distintas carreras profesionales de los protagonistas; por un lado, Carmen Ibáñez, piloto espacial de naves con interiores de estructuras similares a las de Star Treck (incluso cuando las naves reciben un impacto, la tripulación empieza a tambalearse de la misma forma ridícula que se hacía en Star Treck), el diseño de las naves es como el de Aliens el regreso, como lanchas de desembarco (de hecho, los alienígenas son muy parecidos a los aliens de Alien, incluso descubren al final a la reina que encima es inteligente y para colmo, los mismos actores les llaman bichos, encima, estos absorben el cerebro de los humanos pudiendo controlarlos); por otro lado, el chico protagonista, Johnny Rico, se mueve por tierra, pertenece a la infantería (fijémonos que los combates son como se hacían durante y antes de la 2ª Guerra Mundial, es decir, sin bombas atómicas, armas químicas y botoncitos, son guerras frontales a la antigua usanza, cuerpo a cuerpo, aunque hay una alusión bastante graciosa a las guerras nucleares durante el adiestramiento). Ese combate terrestre aprovecha para plagiar al Western y sus formidables héroes, el paisaje es desértico, y recordemos cómo el prota mata a un escarabajo gigante, literalmente se monta sobre su lomo como en un rodeo. Hay muchas más cosas que se me escapan, hace falta saber mucho de cine fantástico para disfrutarla al cien por cien.

Por otro lado está el homenaje a la literatura fantástica que a su vez representaba el miedo de la sociedad estadounidense a las dictaduras, al comunismo y en general a la alienación de la sociedad; sobre todo, hay que pensar en 1984 de George Orwell aunque se base en una novela de 1854. La caracterización de los personajes es sublime, actúan mejor que en Fahrenheit 451, la juventud es totalmente pija, todos son ricos, guapos, inteligentes, están insensibilizados y no hay ni un cm3 de rebeldía en su sangre, son totalmente condescendientes con lo que la alta política les impone (no se nombra a ningún dictador pero se nombra a un Consejo Federal que controla toda la Tierra), se lo tragan todo, como lo del principio en el que el profesor les enseña que la guerra es la única forma de solucionar los problemas y que la diplomacia es un cuento. Y como ya digo, la película es más rica en detalles pero es difícil captarlos todos. Ah! otro detalle, las noticias (recordemos por un momento a Robocop) se dan por Internet y son totalmente patrioteras como cuando durante la guerra contra los bichos, aparecen un niños matando insectos (pequeñitos de estos que están en nuestro planeta) ante la orgullosa mirada de la madre, recordemos que los enemigos son insectos gigantes alienígenas.

Por último, esa sátira cruel de la sociedad de la que ya he hablado en el párrafo anterior se completa con la situación política. Evidentemente, nos encontramos en un planeta unificado, no parece haber discriminaciones (excepto la distinción entre ciudadanos y no ciudadanos, luego hablaremos de eso), todos viven bien, etc. Pues bien, recordemos las tesis fundamentales del Nacional Socialismo (nazismo): segregación racial (en el film no hay mestizos, o son blancos, o son negros, se ven algunos extras de rasgos hispanos, pero no aparecen amarillos; durante la guerra, el mariscal es destituido y una mujer árabe ocupa su lugar, no sé si es intencionado pero tanto su físico como sus nuevas estrategias de guerra son distintas a la tónica general del régimen; fijémonos que los protagonistas son de Buenos Aires, Rico de origen italiano y Carmen hispana, y ninguno tiene aspecto mestizo, hispano o indio); sistema político basado en la Roma Imperial (para llegar a ser ciudadano, hay que servir en el ejército; los castigos son a base de latigazos,...); selección de la especie humana (no hay feos ni deformes, no hay gafas, enclenques o niños raros; sólo se permiten mutilados de guerra; hay que pedir permiso para tener hijos, etc.); la guerra es el fin más honorable de las personas (esa incitación continua al alistamiento militar... y no se habla de consecuencias: muertes, etc.); el uso de la ciencia y la tecnología con fines bélicos (uno de los protas es alistado en el departamento de inteligencia del ejército, ahí investiga cómo acabar con los enemigos, encima lleva una chaqueta al estilo de las SS); la creencia en el esoterismo (en el instituto tienen tests de poderes extrasensoriales); y más y más cosas. Es como un sistema nazi (o fascista en general) ya madurado por el paso del tiempo. Y lo mejor de todo: el sistema funciona y la película tiene un final feliz en todos sus aspectos.

Guión:

Cumple su función satírica. Esto puede confundir (de hecho confunde) al público que entre en la sala sin saber que va ha ver una comedia. Tiene un problema, sobran muchos diálogos, las acciones ya explican bastante bien muchos aspectos como para reiterar sobre ciertos asuntos.

Dirección artística:

Demasiados planos generales que pasan a planos medio cortos o cortos sin término medio, en general hay demasiados planos, y es raro porque Vacano suele gustar de los largos, quizá se halla realizado así porque el film da bastante importancia a los gestos de los personajes y hay muchos diálogos con contraplanos.
La ultaviolencia no se capta tan bien como en otras películas de Verhoeven, quizá por el gran tamaño y la rapidez de movimientos de los bichos, además de que estos están generados por ordenador y es difícil rodar una escena de acción casi a ciegas. Hay un detalle buenísimo y es cuando un bicho gigante le cae a un humano y este deja una marca en el suelo como la firma de las moscas cuando se aplastan con el periódico.

Los que actuaron en esta película no pueden esperar ningún premio a la interpretación, son como marionetas al servicio del argumento (esto pasa en casi todas las películas de Verhoeven, pero en esta más). De cualquier forma, los adultos actúan muy bien, sobretodo Michael Ironside.

Fotografía:

Excelente excepto en ese paso tajante de planos lejanos y generales directamente a cortos. De cualquier forma, los planos lejanos con toda esa cantidad de bichos y personas luchando son impresionantes, sobre todo cuando además aparece un escarabajo o varios. Las escenas nocturnas son confusas.

Música y sonido:

La música parece inexistente. Basil Poledouris ya trabajó con Verhoeven anteriormente y realizó la wagneriana banda sonora de Conan el Bárbaro. Se trata de un compositor excelente capaz de realizar melodías distintas y originales para cada secuencia (normalmente se suele explotar el tema principal cambiando el tempo y cosas así). Pero en esta película casi no hay música, ni siquiera hay créditos al principio, habría sido otro campo para explotar. Quizá se descartó para no tapar la cantidad ingente de diálogos y comentarios que se hacen durante todo el film.
Sonido excelente.

Montaje:

Hay demasiados cortes, se hechan en falta los travellings aéreos de Vacano. No confiere un ritmo tan trepidante como en otras de Verhoeven, quizá porque hay demasiados y cortos descansos (desaceleración del ritmo entre secuencias de acción para relajar al público de la sala). De cualquier forma, muy superior al de la casi totalidad de películas de este género.

Calificación según su género: 10
Para el cine en general: 9

Lo mejor:

Es la mejor sátira de ciencia ficción que se ha hecho nunca. Es infinitamente superior a Mars Attacks! de Tim Burton.

Lo peor:

Que no tenga el ritmo de Desafío Total.
Que, durante la promoción, no se avisara más insistentemente que Starship Troopers era una comedia. Poco público del que la vio lo supo y los que no lo sabían no supieron entender la película. Una pena.
Que el público español no entienda la crítica social de la película ya que está basada más bien en la sociedad estadounidense.
Que este comentario haya sido tan largo y lo hayas leído conectado a Internet y pagando.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: