PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Poesía
/ Poesía de Pablo Mora
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 
 
INVOCACIÓN

Pablo Mora
http://www.poesia.org.ve
http://www.poiesologia.com
moraleja@telcel.net.ve
San Cristobal, Venezuela

 

I

ALIANZA

de fuego y sangre. Solar donde la muerte impune es doble como la vida va siendo. Los fuegos de la noche y de la luna.

Sagradas hogueras en crepúsculos redivivos, buscándole atardeceres a los dioses, camino de sus cuevas, escondites o guaridas.

Babilonia, tierra de arcilla y ventanuras para la solidaria tristumbre del relámpago.

Demoníaco babel para la verbórea entropía del falible, terráqueo lenguaje.

Petróleo, oro, color. Pretexto, contexto, persistencia. Paisaje, discusión, debate. Retorno a los orígenes. A la primaria estatura del molusco, paquidermo o dinosaurio, ateo, erótico, fálico o farsante.

Huella en icástica relación. Afirmación. Pronunciamiento. La Libertad Angelical del Cosmos. El Caos Sempiterno de las Cosas.

Saludos a Osiris desde el humano corazón. El tiempo y el destino engendrando a Abraham de Ur en tierra de guerreros y de dos ríos.

La fértil medialuna guiando su paso hacia Canaán. Eran épocas de leones y pirámides, de palabras y de dioses.

El conjunto de los libros y la arcana unidad de origen, alianza de sangre y fuego generaron.

¡Sagrado Privilegio. Potestad Suprema!

¡El Verbo no perecerá jamás!

¡En la Alianza Solar de Fuego y Sangre!

 

II

EL LUTO

humano anuncia grandes cementerios bajo la Luna. O bajo los soles de arena y viento, donde los seres de este mundo asistimos a un nuevo Apocalipsis.

Sombrío señorío sobre la vida y la ilusoria paz, el exterminio de todo lo que suspira y palpita, en soledad, en multitud, por mar, aire y polvo, en cita atroz.

Ya no somos lo que somos. Ya no hablamos por nosotros mismos. Ya piensas como ellos. Tienes la libertad que ellos te permiten o te dan. En sus manos está el salvoconducto. Está la muerte, la bola negra. Tu palabra la detendrá la maquinaria de los imperios.

Ya no somos lo que somos. Somos lo que ellos quieren que seamos. Desde las orillas del mundo, nuestra palabra corre el riesgo de no ser. El gran dilema, ser.

 

III

ESTAMOS EN LA CAVERNA

de los alfabetos. Los lenguajes se tornan más oscuros cada día. Se precisan corredores de muertos, cavernas purificadoras, para dar finalmente con jardines de cantos, hasta llegar al soplo de los vientos cósmicos.

Muchas muertes serán necesarias antes que el hombre comprenda que nació para entenderse con los hombres.

Nacemos con el siglo y desconocemos nuestro propio lenguaje todavía. A menos que estemos de acuerdo en que nuestra mayor palabra sea guerra por ahora.

No todos los hombres saben de la noche que los cruza. Los gigantes nos comprueban que su mirada es de túnel. Los David siempre darán con la frente del talón. Todo está en el interior de la mirada. El Cíclope no escapará.

¡Volved a la Infancia de la Escritura Humana!

¡Luz, Luz, Luz. Fuera de la Luz, la Muerte!

¡Alfabetos, Lenguas de la Tierra, retornad a la luz!

¡La Luz, la Luz, sin la Luz, estamos condenados a morir!

IV

MIENTRAS

El Péndulo de Foucault nos inunda con su eco, dejando que el universo se mueva a su alrededor, en la honda noche diluvial de esta hora en que el sueño pertinaz de la vida corre peligro de quebranto, en esta hora tristísima del hombre, en esta hora de guerra planetaria, en la noche de la guerra, del hambre y de la lluvia, donde aparece, gigante, la sombra de la muerte, en este instante estremecido del alba, antes que a Dios le sea fácil matar del todo su obra, empecinados en sus caprichos de que son pocos los que sueñan el mundo, pensando que son sus únicos espectadores, que si dejaran de verlo se moriría, desde sus “Torres de Timón”, con fervoroso asombro, como presentimiento tembloroso del amanecer horrible que amenaza estos arrabales desmantelados, Borges, Ramos Sucre, Pablo, dos poetas, cinco poetas, diez poetas, veinte poetas, cien, mil, quinientos mil, gallos flacos, desgreñados, cantando juntos a la vez, los Poetas de la Tierra, a coro en el asombro, en soledad milenaria, trasnocharán, hasta que la noche gastada se quede en los ojos de los ciegos y nuevamente el mundo sea salvado.

 

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: