PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

NO TOQUEN MI FANTASMA.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
11 de diciembre de 2000.

España.

 

¡Que no me toquen mi fantasma! Sigo con mi vida familiar, me da igual que sea compasiva, que sea un trato odioso/amoroso, eso sigo con algo que llevo, prefiero eso, ¡Que no me toquen mi fantasma!, mientras tanto hago acallar oscuras voces para no desmoronar mi propia vida, mi propio yo, mi propio castillo, mis propias ilusiones... Me da igual lo que decida, pero mientras tanto ¡No te escucho!, te haré zancadilla, te obstacularizaré tu camino hacia la mayor libertad, por que no hay mayor desprecio que ser despreciada. Me alimentaré toneladas de pastillas de sueños, de “felicidades”, y crearé constantemente ilusión de vivir, aunque constantemente caigo o tropiezo con la misma piedra.

No me interesa lo que cuentas, sigo en el matrimonio, amaré al mismo hombre durante mi vida, formaré la familia, no me interesa la lucha, ¡entiendes! Haré senderismo, bajaré al metro, volaré en zeppeling, cogeré el avión, ¡Como todo el mundo!, y no pensaré en aquello que vi y me hizo triste, no, programo mi cerebro para olvidarlo.

No pensaré, solamente ilusionaré, pensar es un mal vicio, y caemos constantemente en pecados. No me interesa escuchar a los locos, a los genios, a los neuróticos..., ni leer esas porquerías, prefiero mantenerme firme, mantenerme como todo el mundo, en la absoluta normalidad, la vida es corta y no pensaré en pamemas, en idioteces, en estupideces.

Odio los carnavales, los estudiantes de filosofías, los psicoanalistas, los escritores neuróticos, prefiero... ¡Que no me toquen mi fantasma! Si se me desmorona mi fantasma... ¡qué será de mi vida!, seguiré engañando a la gente, manipulando a la gente, me da igual lo que digan, pero seguiré con mis ilusiones, con mis fantasías. Si no puedo dormir, que no me compliquen la vida que es por eso que va más allá, me tomo una pastilla y santas pascuas. Que no vengan diciendo los orígenes de mis síntomas. Si sale en la radio hablando sobre la prohibición del incesto en la sociedad, o de el complejo de Edipo y chorradas por el estilo, corto, apago o cambio de canal y escucho los cuarenta principales. Si veo un filósofo que tiene un mensaje destructivo, filosofía suicida, apaga y vámonos, o cambiar de canal. ¡Compréndame, prefiero ver culebrones venezolanos, aunque digan que se alimentan de envidias, rencores y que el amor funciona con el odio, me da igual!

¡Que no toquen mi fantasma!, mis hijos me hablan sobre la conveniencia de cambiar, tan a la vanguardia que van, no les escucho y eso le duele, por que necesitan ser escuchados, comprendo, pero no puedo, prefiero seguir mandándolos al colegio de curas para seguir con las ilusiones.

Puede ser una actitud canallesca, comprendo, pero lo prefiero. Si soy una gran tortuga con un gran caparazón y muy conservadora, como me dijo una sobrina mía, no lo pienso, no la escucho, la castigo. Aunque me duela, pero ha puesto en duda mis creencias, mi dignidad...

¡Abajo los marxistas, los psicoanalistas, los teatreros, los escritores malditos, los filósofos existencialistas y posmodernistas, los derridianos, los socialistas, los modernistas...!

¡Que nadie toque mi fantasma!

Aclaración: todo es primer vómito de palabras de la señora en cuestión surgió a partir de un cúmulo de ideas paranoicas sociales que se le vino, como una locura, un ataque de locura, y hablaba sola. Lo de no me toquen el fantasma, es ese fantasma mínimo deseo que tienen muchos, muchas gentes prefieren no atravesar sus fantasmas, que es lo mismo decir no querer cambiar, no quieren cambiar sus vidas, prefieren seguir siendo lo mismo de siempre.

Ese odio que surgió hacia aquellas personas de creencias distintas a las suyas, es debido a que siempre en su vida ha hecho todo lo posible para evitar contactos con esas gentes, o pensar de manera diferente, o escuchar a gentes así. Muchas personas, y sobre todo, los alumnos de la Facultad de Pedagogía, donde ella enseñaba, evitaban hablar sobre determinadas cuestiones que le crispaba o ponía en cuestión su persona o sus pensamientos, tan absurdo era...

Me recordaba muchas veces cuando quería hablar sinceramente a otra persona y esa otra persona adopta cierto poder, que tiene el poder de rehusar, de ponerse en plan canalla y rechazar a la persona. Ponerse en plan amo.

La locura en acecho.

En el sótano de la locura, en muchas viviendas, en muchas familias, voces, gritos...

La ilusión para apaciguar la angustia. El porvenir de una ilusión.

Que no me toquen mi fantasma, por favor, por lo máximo que pida, por lo que más quiera, que no me toquen mi fantasma, seguiré vocalizando mis palabras para el otro, dependeré de los otros, me da igual, pero que no me toquen mi fantasma, seguiré engañando a los otros, mi relación social seguiría siendo en función de mi capacidad de manipular a los otros.

Psicología cognitiva-conductual: para ser sociable hay que aprender a manipular a los otros. Rehusamos saber el origen de los síntomas, que el paciente no hable sino lo necesario en principio y a partir de ahí unas series de actuaciones...

¡Que se vayan a la mierda los cognitivos-conductuales! El moderno Frankenstein, cerebro Frankenstein.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: