PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

ESPÍRITU NAVIDEÑO (Diario de Carolina).

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
24 de diciembre de 2000.

España.

 

Es superdivertido, sentado en torno a la mesa, con un montón de botellas de champán, las chispas emocionantes, un montón de niños superalegres, superacelerantes de emociones en este día de Navidad que encima cae en domingo, como si nada. Al mediodía un montón de familiares en torno a la mesa, a disfrutar del delicioso manjar y buenos vinos, y buenos licores, y los champanes no podrían faltar, tampoco los turrones ni las botellas de champán ni los polvorones, requisitos necesarios para la Navidad, para el día de la Navidad. Por poco no consigue un paquete de tabaco en un bar determinado ya que estaban un montón de gentes congregadas compartiendo champán y cantando alegremente canciones de dudosas procedencias, parecen que no cantaban villancicos, los petardos suenan insistentemente. El espíritu navideño, por que no admitirlo. En mi hogar familiar, mis sobrinos vinieron, algunos con caras alegres y otros contentos, no tenía intimidad, los más pequeñines querían entrar en el cuarto donde está el ordenador (una habitación despacho con una pequeña biblioteca) ya que jugaban con una bicicleta estática, y ponían equipo de música y para mi mayor sorpresa se pusieron locos de contentos bailando, les dejaba que hicieran lo que quisieran, querían jugar, pero sus padres estaban molestos por que los niños ponían música a alto volumen, hasta el más pequeño se puso a bailar como si estuviera en una discoteca, y se partían de risa, era sorprendente. El espíritu navideño. Y encima domingo. Se tragaron los miembros familiares un montón de cigalas, de carne en salsa con patatas fritas, de ensaladilla rusa, de jamón, de queso, y se cargaron botellas de vino tinto, y la lengua suelta, y ligeras sonrisas, para eso estamos en Navidad, congregación familiar para más inri. La normalidad social en su justa medida, desde el viernes un montón de coches en circulación, alguien me comentó que la cantidad de coches en circulación, por las carreteras y autovías y autopistas, con grandes atascos, operación salida navideña, en España, si pusiéramos en fila llegaría desde una ciudad sureña, Almería, hasta París. En fila. Pero también hace años alguien dijo, y parece comprobado, que sumáramos todos los coches que hay en el planeta tierra y los pusiéramos en fila llegaría a la Luna. ¡Qué barbaridad! ¿Y si los chinos estuvieran en una economía boyante, de libre economía, modelo norteamericano, capitalismo puro y duro, que está en proyecto dicen, si los chinos compran millones de coches que será de nuestro planeta? Recuerdo una especie de corto de dibujo animado en televisión, ¿la solución para los coches?, que se los trague la tierra. La Navidad, para muchos, para alegrar los corazones, y no sé, voy por la calle a comprar tabaco, y como la otra vez, siempre me topo con alguien que me produce sensación fóbica, para que ese otro individuo que tiene una cantidad de agresividad acumulada, habría que soltarlo en alguien o en algo, estamos en Navidad, guarda esta cantidad para otro día, pero la Navidad es algo fastidiante para muchos. Hay gentes que a la fuerza tienen que intercambiar algo conmigo, me encuentro con alguien pidiéndome algo, y claro, a cambio de qué, si pide un intercambio conmigo tendría que ser por algo, si el otro a la fuerza me pide veinte duros yo le diría por qué, y encima con toda la agresividad encima, y si te pone una navaja pues vale, te doy lo que tengo... Si el empresario me exige un trabajo tendría que ser a cambio de tal dinero, por ejemplo... bueno, no sé... que no me apetece intercambiar con otros, pero tendría que estar bien pertrechado de signos humanos, para poder intercambiar con el otro, por ejemplo, el otro quiere jugar conmigo, pero a mí no me apetece, pues no hay intercambio, si me apetece, intercambiamos juegos. Reflexión navideña, después de tantas carcajadas, de disfrutar la comida... Las personas hablan de sus trabajos, de sus vidas recientes, como si se despidieran del año que nos van, se mudan de piel, y empiezan el nuevo año con nueva piel. Como el camaleón, que se adapta a las circunstancias. El año próximo es el año 2001 Odisea en el Espacio. Las gentes van por las calles y mimetizan sin darse cuenta o conscientemente, según, por que si van por la calle muchos como van atemorizados con algo que se encuentran, como miradas de otros, dichos de otros, y siempre conforme van por las calles adoptan tales vestimentas, tales gestos, tales rostros, tales semblantes, el camaleón adopta el color según el medio que se encuentre, pero al igual determinados insectos o animales adoptan determinados camuflajes para despistar al otro, adoptan posturas que simulan a otros, el insecto que adopta la forma de un palo, de una hoja, es un modo de no ser devorado por el probable devorador, se confunden con el medio. Estaba en el bar, no hay tabaco me dijo el camarero, me fui a otro sitio, en un local donde venden desde pipa hasta pan y botellas de leche y cosas así, una mezcla de ventas de chucherías, tienda comestible, quiosco y no sé más, y había tabaco. Y por esos trozos de trayectos he visto a varios Papas Noeles, divertidos, mediodivertidos, como por ejemplo, qué hace tal Papa Noel en la puerta de una Librería Principal de la ciudad, con el frío que hacía y que nadie se acercaba a él, parecía una colilla tirada. Los niños, menores de cinco años, estaban bailando en esa habitación despacho, en el lugar donde me encuentro escribiendo, se partían de risas, y los otros estaban en el salón callados, serios, o carcajadas, o viendo televisión, y mientras mi sobrina se montaba en la bicicleta, me decía que los pedales estaban duros, y luego se reía mucho, y luego iba y ponía música, y llega otro niño, que se puso a bailar como loco, y dije pero bueno, ¡esto qué es!, y ellos partiéndose de risa. Todo eso que manifestaban los niños para mí era el auténtico espíritu navideño visto por ellos. Cada unos de nosotros la Navidad según como nos van. Los vagabundos se movilizan, son fechas también propicias para ellos, por que en Navidad se acuerdan de ellos, de hecho salen en tele programas caritativos, y todos felices. Y estamos en fechas de depositar dineros a voluntad para Asociaciones Benéficas, o no sé como se llama, de ayuda al Tercer Mundo, a los marginados, a los damnificados... por tal terremoto, a los niños del tercer mundo y cuarto mundo, a los niños del tercer mundo en el primer mundo... Feliz Navidad, sale en tele, el Papá Noel montado en el trineo ese con un montón de renos, en lugares nevados, como volando, para repartir regalos. Espíritu navideño. Como los que terminan esa Misa y todos se dan la mano.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: