PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

AQUELLA MANIFESTACIÓN.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
30 de diciembre de 2000.

España.

 

Cerca del Billar/Sala Recreativa de mi barrio, apenas diecisiete años o menos, solía frecuentar el Billar/Sala Recreativa, punto de reunión de bastantes jóvenes/adolescentes, cerca de ese lugar, en la acera y asfalto, mientras andaba, veía papeles esparcidos, de tamaño más o menos la mitad de un folio, donde se anunciaban una manifestación a favor del consumo público del Hachís, me llamaba mucho la atención esos folletos, nos informaban el lugar donde parten la manifestación y donde culmina (empieza en Plaza Nueva, cerca del Palacio de Justicia y con vista amplia de La Alhambra, recorriendo Gran Vía hasta llegar como punto final de la manifestación en el edificio del Gobernador Civil –hoy se llama Subdelegado de Gobierno nacional-). Nos pedían esos folletos que nos lleváramos algo de hachís para hacer el Gran Porro en Plaza Nueva. Actualmente llevo varios años sin fumar porros, a veces doy caladas si alguien me ofrece, pero a pesar de que me gusta no me siente muy bien. Y dejé de frecuentar ciertos lugares para adquirir hachís, las cosas se tornaban muy complicadas. Se lo comentaba a mi pandilla (la pandilla que habitualmente fumábamos excesivos porros seguidos, como modos de reunión y de unión)... y decidimos participar (al final decidimos solamente tres personas, los otros andaban perdidos o no tenían ganas de levantarse a las doce de la mañana para recorrer una manifestación o no estaban enterado suficientemente...). Realmente a parte de que nos interesaban, teníamos enormes curiosidades por la manifestación, esos folletos en plan semicomics, estética más o menos Mili-k-k....

Ahora lo recuerdo, estuvimos en Plaza Nueva, un grupo numerosos pero minoritarios, eran cientos, no demasiados pero si muchos, fumadores de hachís, gentes comprometidas con la libertad, con la no represión del consumo de drogas, en Plaza Nueva, la verdad es que liamos porros, estábamos de guasas, mis dos compañeros y yo, observando el panorama, y viene uno pidiéndonos, como recolecta, trozos de hachís para hacer el Gran Porro (es una imagen bastante subversiva) cosas que negamos, y negamos todos, no estábamos dispuestos a dar trozos de hachís, fue un fracaso, no importa, hacemos el Gran Porro sin hachís, solamente con tabaco... Fuimos andando en la manifestación, uno de mis compañeros se partía de risa, por que las gentes nos miraban como bichos raros (más que raros, especialmente subversivo, anarquistas, mili-k-k., estética punk, etc. Me acuerdo de todo eso. Estuvimos en la verja del edificio Gobernador Civil como trayecto final, era una manifestación pacífica, los policías antidisturbios estaban pendientes de nuestras reacciones, no queríamos movidas, nadie prestaban atención a nuestros actos (una manifestación tan atípica), critiqué en el fondo a muchos intelectuales que no participaron, a muchos que dicen defender el consumo libre de drogas no participaron, no importaba, por que éramos nosotros los verdaderos protagonistas de esa marcha... En los años ochenta y siete o aproximadamente, con el gobierno socialdemócrata en el poder parecían decidir la prohibición del consumo de hachís en lugares públicos... Por eso manifestamos, a favor de nuestros derechos de consumir porros en un pub, en una cafetería, en la peluquería, donde nos antojen y más. Al final, no sé qué más pasó, si nos atendieron los ocupantes importantes de tal edificio Gobernador Civil (se supone que cómo tratarnos que somos como la escoria de la sociedad como piensan muchos, nadie se dignan codearnos con nosotros, o como el protagonista de la novela de Dostoievski, Memoria de Subsuelo, donde quién tratará de hacer un duelo o pelearse con el insecto del protagonista que en cuanto a la estima no llega ni a la suela del zapato...) Me importa un bledo todo.

En esos desvíos, cuando fumaba marihuana y asistía a frecuentes fiestas de barrios, de la ciudad, conciertos, la marihuana me daba una visión cómica de la realidad, y siempre estaba en pleno movimiento, mientras que el hachís era todo lo contrario, me producía verdaderas pesadillas de la realidad, lo veía todo tan negativo, que veía amenazas provenientes de todos los lugares, con el hachís veía realmente que el hombre es un lobo para el otro hombre y ataques continuados de ansiedades y delirios en mis edades adolescentes y primera juventud.

Meses posteriores, recuerdo, tuve un sueño, que era la de comandar esa manifestación y protagonizar un nuevo Mayo 68 francés, sí, me veía en ese sueño comandando, como líder del grueso manifestante y con mi voz tratar de derribar muros, protagonizar verdaderos piquetes, no solamente para la liberación del consumo de drogas, sino también para la liberación total de la sexualidad, por una educación con métodos pedagógicos más permisivos, un acceso mayor a la Cultura con mayúscula, transformar edificios abandonados en verdaderos edificios culturales, etc., extraño sueño, pero en la realidad en esa manifestación real no tenía nadie protagonismo, solamente las pancartas, pero nada más, no sabían las autoridades a qué cabecillas dirigirse... ¡No teníamos cabecillas!, todos éramos cabecillas, si lo decimos de esta manera, si me permite la expresión, y somos los protagonistas en esta ciudad, por mucho bla, bla, bla que existieran en otras instancias, pero a nivel de la calle éramos los verdaderos protagonistas...

Me dejaba llevar, pero esas cosas pasaban, pasaban en el instituto, pasaban en el barrio, pasaban en cualquier parte.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: