PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

EL NIÑO INTERNAUTA.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
E nero de 2001.

España.

 

Oh, qué bonito, decía el niño, un gusano de seda se transforma en mariposa, después de haber construido un capullo, el gusano construye su capullo, se introduce dentro de su capullo de seda, hiberna, se podría decir hibernar, más bien como en el espacio, lo de 2001 Odisea en el Espacio, esos astronautas duermen en una especie de catafalco de cristal y metal, hibernar como los osos, el gusano progresivamente se va metamorfoseando, es un ciclo vital, del gusano a mariposa y la mariposa muere pero ha dejado huevecillos negritos, lo imaginaba como cagaditas de mariposas, son mariposas horrendas, decía el niño, claro, son horrendas pero son mariposas, las mira sus caritas y te da algo, son feas, blancas, pero hete aquí un niño de ocho años que navega en Internet como observé, en su casa lo hace raras veces, está expresamente prohibido tocar el ordenador de papá, cuando papá se larga a escondidas utiliza Internet y ha visto todo lo que tenía que ver, y le gusta escribir pequeños cuentos, sobre todo cuentos, lo de la poesía no le va, no es por nada, dice que lo suyo es construir palabras tras palabras, poner ladrillos tras ladrillos, no importa que el edificio se caiga, es igual, es un niño, es como jugar al mecano, decía esas cosas con una velocidad de pensamiento increíble, buscaba información sobre los gusanos de seda, ya que le gusta esas cosas, y se pierde, y ha visto todo lo que tenía que ver, el ojo del niño se distribuía por diversos lugares de la Red, y se mueve como pez en el agua, hace poco se cargó el ratón, otra vez me he cargado el mouse, cuando se entere mi papi. Este año le han traído los Reyes Magos unos juegos educativos para ordenador, consiste en aprender a escribir y saber multiplicar y dividir y otras historias de la matemática, esos juegos se adaptan al nivel pedagógico de un niño de ocho años para adelante, como reza la caja donde contienen esos CD-Rom. El niño se entusiasma con eso de la informática, su papi y su mami andan preocupados, creen que dedican más horas de la cuenta, podría ser un problema psicológico, ¿no se oye por la radio y televisión que dedicar muchas horas al Internet o ver televisión puede ser contraproducente?, pero no se puede hacer nada, hay que saber enseñar a manejar esos artefactos, pensaban los padres. Cuando prohíben el uso indiscriminado del Internet el niño se va al Ciberbar más próximo, se sienta en una de esas sillas ergonómicas, junto al ordenador, introduce monedas en la ranura y se tira horas navegando en Internet, los dueños del local no protestan, al contrario, que vengan más niños por el bien del negocio. Lo curioso es que en muchos ciberbares abundan niños y adolescentes, al menos como pude comprobar. Bueno, el niño escribe cuentecillos de vez en cuando, después de un atracón de juegos por ordenador, chateos, curiosidades malsanas y demás, se cansa y escribe un pequeñito cuentecito en la misma pantalla del ordenador, en una página web literaria dedicada a niños, cuentos infantiles escritos por niños menores de doce años, hay varias páginas así. Como pude comprobar, estaba en el ciberbar y pude comprobar lo que escribía, algo relacionado con los gusanos de seda, escribía que él era como esas mariposas que ponen cagaditas en diversas páginas webs, me parecía bastante poético, como la mariposita blanca con cara feísima, cagaba en diversas páginas webs, y dije ahí dejo eso, mis cuentecitos como cagaditas, la mariposita aterriza en una página web y echa varias cagaditas, he ahí mis mierdas. Algunas cagaditas permanecen pero otras desaparecen. Desaparecen por que se han caducado, por que al editor de la revista no le mola, por que no hay cabida para más cagaditas, y como me di cuenta luego, no son cagaditas, sino huevecillos, de ahí saldrán futuros gusanos... de sedas. Colorín colorado este cuento se ha acabado...

Cagaditas, sí, cagaditas pestilentes, no sé si podrán soportar esas cagaditas otros lectores, me parecen cagaditas muy bonitas, niño, tu prometes mucho, a tu edad que digas esas cosas, y más, siempre con tus ideas ingeniosas. Niño, te robo la idea, yo no hago cagaditas, hago grandes cagadas, y lleno de mierdas literarias, y esto no es una descalificación, Freud hablaba de otra cosa relacionado con la mierda... Tengo entendido. La fase anal y todo eso. Niño, te robo la idea, soy como la mariposa que deposita cagaditas, aterrizo y toma eso, lo dejas o lo tomas... Me doy cuenta que no hay pequeñas mariposas, sino mariposones por toda la red que se dedican a dejar siempre rastros, vaya si dejan rastros, hay cagaditas, hay cagadas, hay diarreas, hay un poco de todo. A mí me parece que lo del niño es una gran reflexión, hay quienes dejan rastros y hay quienes miran los rastros. Niño, vete a jugar con los gusanos de sedas, que necesitan hojas de mora, venga, no toquetees mucho el ordenador, ¡Hasta dónde hemos ido a parar! Dijo su papa. Su papa leía el periódico en el sofá mientras se emitía en la televisión un partido de fútbol. La hija fue a la caja de zapatos, destapar la caja de zapatos, observar de lleno los gusanos de sedas, faltan hojas de mora, cómo comen, se lo tragan todo, tan pequeños, siempre están hambrientos, necesitarían toneladas de hojas de moras, esos gusanos, que luego construyen sus capullos... En la pequeña estantería de la biblioteca de su papi hay un librito que se llama Metamorfosis, de Kafka. En la contraportada leyó el niño que se trataba de uno que se metamorfosea en cucaracha...

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: