PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

SIEMPRE IGUAL.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
20 de enero de 2001.

España.

 

Las sábanas tan blancas, se levantó un poco más tarde, alarga el brazo hacia la mesita de tamaño rectangular para atrapar el paquete de tabaco de tamaño rectangular (Un paquete de Fortuna de veinticinco cigarrillos rubios, novedad de las novedades), enciende un pitillo, como imitando un actor famoso de cine clásico, tenía cierta resaca, giró el cuello de un modo súbito para observar la ventana que da al exterior, un cielo gris, lluvioso, siempre igual, desde hace meses un cielo gris y a veces lluvioso y otras veces no. El jodido tiempo. En la mesa escritorio tiene el ordenador encendido, se le olvidó apagar, siempre encendido, también el radio-reloj despertador sonando una estúpida canción de moda. Siempre igual, pensaba que todos los días eran iguales. La habitación se llenaba de humo del cigarrillo. Las paredes llenas de pósters de tías buenas, adoptando posturas sexuales, el adolescente se la menea varias veces siempre observando esos pósters, como si imaginariamente hiciera el amor con esas modelos sexuales. Siempre igual. Estuvo pensando en lo que pasó anoche, no recuerda muy bien, llevaba un colocón, una cogorza que para qué, pero recuerda haber salido de una discoteca con una amiga, estaba la noche especialmente lluviosa, su amiga tenía un chubasquero color amarillo, lloraba mucho, por lo que sea, y que en ese momento salió el gorila de la discoteca, el guarda jurado le llaman, para auxiliar a la amiga, él no entendía nada, por qué lloraba ella y por qué el gorila fue a auxiliarla, y un mogollón de historias de improviso se liaron a hostias, el adolescente tiene un cuerpo esmirriado en comparación con el gorila, el adolescente salió perdido de la pelea, tuvo varios moratones y fue a urgencias y todo el mogollón que no se acuerda bien. Le cuesta trabajo levantarse de la cama, no sabe si es que las piernas no tienen fuerzas para moverse o que la cintura... lo cierto es que los golpes propinados por el gorila le han dejado algo mermado de fuerzas físicas, en urgencias dijeron que no ha habido males mayores, heridas leves dicen, pero entre la resaca y las heridas leves le vienen pensamientos a la cabeza sin ton ni son, lo cierto, y sigue pensando que todos los días siguen iguales. Probablemente su amiga lloraba por que estaba tan borracha que lloraba, podría hipotetizar de esa manera, además se han visto demasiados borrachos que lloran o que no paran de hablar o que hacen barbaridades. La vida del adolescente es algo aburrida, como siempre piensa, todo es aburrido, el instituto, el barrio, la discoteca, la habitación, él mismo. La radio-despertador sigue sonando canciones aburridas, pop aburridas, intercalando estúpidos anuncios locales, fábricas de muebles que venden todo a mitad de precio, la tienda de perfumes, ventas de casas, ventas de ropas..., los zapatitos baratos, y demás cosas absurdas.

Sonaban relámpagos, un gran efecto luminoso, un gran estruendo, y de súbito toneladas de lluvia, las calles tristes, el adolescente seguía en la cama, pasado el mediodía, el reloj-despertador seguía sonando estúpidas canciones, el ordenador encendido, trataba de moverse de la cama, se sentía un poquitín mejor, podría levantarse un poco y sentarse en el borde de la cama. Todos los días son iguales, pensaba continuamente, cielo gris y todo, todo tan gris como mi vida, le da por pensar, se levantó y fue a consultar el correo electrónico del ordenador, no hay mensajes en el correo electrónico, probablemente esté estropeado el correo electrónico, apagó el ordenador y el reloj-despertador, cogió otro cigarrito y lo encendió, tragaba y expulsaba el humo del cigarrito. La habitación se llenaba más de humo. Ahora lo recuerda un poco mejor, la amiga del chubasquero color amarillo lloraba por que alguien de la discoteca le dijo algo, sí, el guapo de la discoteca, el ligón de la discoteca le dijo algo, más o menos era eso, después de cuando le dijo algo se puso a llorar, salió de la discoteca y lloraba y acudió a ayudarla el gorila y entonces se interpuso entre ella y el gorila y el gorila se quitó la chaqueta dispuesto para la pelea y el adolescente totalmente borracho se abalanzó contra él, qué absurdo era todo, pensó. Y luego llegaron policías y una ambulancia y le llevaron a urgencias, y un médico superamable dijo que heridas leves y sopló por un aparatucho que indicaba gran cantidad de alcohol en el cuerpo... Más o menos era todo eso lo que pasó anoche. El ligón de la discoteca tenía el pelo engominado, con una buena presencia física y psíquica podría pensar, dijo algo que disgustó a la amiga del chubasquero color amarillo. A ver cómo se ordenan esos puzzles.

Se vistió y se fue al baño para asearse un poco y luego a la cocina para preparar un café, y luego dar vueltas como un trompo, y luego salir al exterior, irá al billar del barrio, como todos los días, a ver cómo juegan o jugar él.

En el cristal del ascensor, se miraba, tenía un rostro muy macilento, no tenía buena cara, muy macilento se dijo, entre el rostro macilento y el cielo gris mal asunto anda, se dijo continuamente. Tenía ciertos moratones en el rostro, apenas perceptibles. En la plaza pública más cercana había grupos de amigos, con sus motos, botellas de cerveza y hablando estupideces, pensaba, siempre hablando estupideces, prefería ir al billar del barrio, al menos hay algo serio que ver o hacer. Además está harto de gorilas o policías, siempre hay agentes de la policía nacional custodiando el tráfico de drogas en esa plaza pública, los amigos distribuyen éxtasis, anfetas, coca y otras historias.

Antes de llegar al billar, se encendió el primer porro del día, un porro de marihuana, para alegrar un poco el ánimo y no repetir lo de eso de todos los días son iguales, todo sigue igual y todo eso, y en la puerta del billar se topa con el primer gorila del día, en ese caso es un gorila amable, con cara amable, y no pasa nada, se fuma el porro antes de entrar, y luego dentro qué tal de nuevo viejos, a jugar al billar o a mirar a otros jugar al billar. Este día no fue tan igual, recibió tales palos que dejó en coma durante varios meses, la culpa fue la del chubasquero amarillo, pero no hay nada que entender, es algo confuso, ¿Cuál es la causa? A la mierda todo.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: