PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

RETAZOS.
(Diario de Carolina)

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
2 de febrero de 2001.

España.

 

Los autistas viven una vida interna, tienen un mundo interior, el exterior apenas existe, fue el mensaje que me remitió uno, hay quien clasificó a las personas de extrovertidas o introvertidas. Ahora se hablan mucho de anorexias. Anorexias mentales, anorexias nerviosas, anorexias... ¿Por qué ese boom anoréxico? Muchos señalan la causa a las modas, a las pasarelas, a las Modelos.

En mi calle, por las mañanas, de lunes a viernes, muchos niños van al colegio. Tan inocentes, tan buenos, tan grises, ¡Qué serán ellos en el día de mañana! Los niños, cuando era niña vi el instinto sádico infantil. Se era capaz para cualquier cosa, para lo bueno y para lo malo. No podemos obviarlos. Un pensamiento que me vino esta mañana observando a los niños que iban camino a las escuelas, un niño gritó a alguien, en plan burla y luego ese alguien dirige la mirada al niño que profirió el grito burlesco, ese niño actuaba como si no fuera el autor del grito burlesco, ¡yo no he sido! ¿Cuántas veces lo hemos dicho? ¡Yo no he sido! Los niños son perversos polimorfos, dijo Freud.

En cuanto a las modelos anoréxicas, hacía bastante años, una película porno clásica, en blanco y negro, no sé si cine mudo, ¡las modelos sexuales eran gordas! Las flacas eran sospechosas. ¡Entradas de carnes querían! Toma carnes.

En una conferencia reciente se explicó la diferencia entre La Docta Ignorancia y el Discurso Científico. El psicoanalista es el desecho de La Docta Ignorancia y del Discurso Científico.

Hace varios veranos, recordaba la lata de sardina, en la playa, éramos como sardinas en la lata, no cabía un alfiler, esa obsesión de tostarse en el sol, se broncean, y zas, me vino el olor a sardinas a la brasa, ¡quién se le ocurre hacer sardinas a la brasa en la playa! Alguien me ofrece una sardina en un papel higiénico, había papel higiénico de sobra, utilizaban como servilletas o como modo de platito para la sardina. ¡Qué bien, me parecía tan delicioso! Pero olía mal, después de comer sardinas dejan rastros de olor a sardinas. No importa, se mete en el mar y algo se irá el olor a sardinas, qué burdas ideas.

Cómo se acostumbra uno ser diferente a muchos. Cuando nos ponemos un mono de trabajo en la fábrica tal, todos iguales, nos confundimos con el mono de trabajo, no somos fulanito o menganito, sino uno del mono azul.

Mi diario registra mis sensaciones, mis recuerdos, mis ideas, mis pensamientos...

Como retazos.

Hablando de sardinas, la imagen del pescador, sí, era niña, en el pantano, mi tío pescaba, los peces que pescaban los metían en un cubo, me impresionaba ese movimiento del pez salido del agua, me daba pena, movía tanto la cola, y por la boca muere el pez.

En mi primera juventud, cuando no tenía nada que hacer, iba a los edificios culturales, vi escritores, filósofos, cine para minorías, la Universidad me aburría.

Por esos movimientos incesantes míos, noté que algo me iba mal, algo me descontrolaba, algo me desconcertaba, preveía mi incierto futuro, buscaba reaccionar, la Universidad era El Discurso Científico, y las actividades alternativas como esos que ofertaban los edificios culturales eran La Docta Ignorancia, entre pinto y valdemoro, me inclinaba más por La Docta Ignorancia, aunque hubiera muchos ruidos y pocas nueces, me interesó más el desecho del Discurso Científico y La Docta Ignorancia. Desparrame mental, especulaciones mentales.

Si me monto en un cochecito, me doy cuenta que dependiendo de mi instinto de destrucción piso más o menos el acelerador. Siempre suelo ir tranquila. Pero observo a otros conductores que pisan demasiado el acelerador, parece ser que una fuerza oscura domina sus vidas.

El cielo estrellado, discusión de científicos sobre la predicción de terremotos, no hay acuerdos, ¡No son adivinos! Científicamente... ¿Se previnieron el terremoto que asoló a determinada zona de la India?

Ando algo dandi, no es que yo imite ser dandi, sino que son imágenes que se me vienen de mí misma, hoy soy dandi, ayer fue otra cosa, ando muy distinguida, muy segura de mí misma, pero mañana ando de otra manera, andaría probablemente como aquella asustadiza y con estima por los suelos, las imágenes tan cambiantes.

 

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: