PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

MUSARAÑAS.
(Diario de Carolina)

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
Febrero de 2001.

España.

 

Pasamos por una calle, era de noche, vimos un coche rojo aparcado, en el interior del coche rojo había un hombre masturbándose. Bueno, llamaba la atención, además son noticias en la ciudad hombres que se masturban dentro de sus autos, y me llamaba bastante la atención aquellos que aparcan sus autos en zonas donde concurren bastantes gentes sobre todo jóvenes, y sin pudor alguno muestran sus masturbaciones, no sé si es una perversión, pero en los tiempos que corren es un síntoma actual, no esos que se masturban de cara a la galería, sino incluso aquellos que tienen difícil acceder al otro sexo para la practica del sexo. Bueno, lees algo de narrativa actual y te topas con historias así, hombres y mujeres que conforme pasan los años actualmente la vida sexual está algo mermada, empiezas leyendo "Levitación" de Fernando Arrabal o "La patria de las hormigas" de Javier Tomeo o ese del escritor francés, un tal Michel Ho... no recuerdo, pero sí el título del libro "Las partículas elementales"; las tres novelas tienen el común denominador de ser narrativa actual, que reflejan la problemática sexual actual, no son buenos tiempos para el sexo. Al menos para bastantes. Y no solamente eso, las estadísticas gritan, el número de prostitutas por metros cuadrados es verdaderamente escalofriante. Por ejemplo, el cibersexo está al orden del día, y el número de visitantes de páginas webs dedicadas a la pornografía no tienen parangón en comparación a otras temáticas.

Una imagen patética, alguien solitario dentro de un coche, masturbándose como un loco, ofrece el esperma a las miradas de los otros, generalmente no escandaliza, es más que llama la atención o dibuja sonrisas o despierta curiosidad, o sea, no produce quizás el efecto buscado, la de provocar quizás. Como el exhibicionista, que abre la gabardina y enseña la polla, eso es lo que busca, que el otro se asuste, que el otro grite, generalmente las mujeres deben gritar cuando ven a un exhibicionista, pero hay bastantes que no gritan, llaman la atención y punto o le invita a una cerveza para comprender su problemática sexual. Es un avance.

La sexualidad humana es tan complicada, hay miles de desviaciones sexuales.

Si me acuerdo de ciertas escenas crueles, los hombres contratan mujeres prostitutas para mutilarlas, torturarlas, despedazarlas y arrojarlas en sitios recónditos, esos eran frecuentes noticias en la prensa local, de vez en cuando hace años eran noticias.

Una desviación sexual... el protagonista de El Silencio de los Corderos, Hannibal, que comía a sus víctimas, canibalismo sexual.

Es más fácil olvidar o reprimir la sexualidad que comprender el origen y sus consecuencias.

Pretextan que es el asunto SIDA lo que ha amortiguado la revolución sexual de los años sesenta, y es curioso, los hombres lo que más molan según informaciones son mamadas bien hechas. Muchos hombres y mujeres giran sus vidas, sus pensamientos, sus metas tendiendo siempre al oscuro asunto del Sexo, todo va en torno al Sexo. Eje principal de nuestras vidas. Donde modela nuestras personalidades, nuestros pensamientos, nuestros anhelos, nuestras historias, todo va en torno al Sexo.

Empiezan contando sus vidas sexuales, su autobiografía sexual, la marca, los hitos a lo largo de la vida, la iniciación al sexo, el primer orgasmo, y la facilidad o dificultad para conquistar el sexo contrario y todo el mogollón sexual.

Con eso de los conductores masturbadores, los coches esos, incluso tuve un sueño anteayer, que era que pasaba por una calle y vi un coche aparcado y alguien dentro tumbado boca arriba y masturbándose con toda la alegría del mundo y sin pudor alguno, frente a la mirada de las gentes que pasaban por ahí.

Para eso prefería ese otro sueño, que era la de ver un apartamento en alquiler, que sería mi futuro hogar según el sueño, pero no estaba muy seguro alquilar el apartamento, me parecía bastante espacioso para ser un apartamento y bastante modernista y que está bastante alejado del centro de la ciudad, y eso del sueño del apartamento, visitar las habitaciones es como regresar al útero materno. O sea, como el anuncio del Internet, vemos sexos por todos los lados.

Estoy como acurrucada en mi habitación, el tiempo en el exterior es poco propicio para dar unas vueltas, está nublado y llueve algo, un poco. Y mis pensamientos caóticos no se concentran en nada, y no me apetece mantener conversación con nadie, pensando en musarañas. Entonces pensando en el sexo.

¿Quiere decir que conforme pasan los tiempos la problemática del sexo va en aumento? Incluso utilizaríamos el lenguaje informático, para acceder al sexo contrario habría que conocer el nombre de usuario y la contraseña, y si no sabemos pues nos perdemos esa experiencia, es como si muchas gentes no conocieran las claves de acceso o que no tiene la oportunidad de conocerlas, por decirlo de alguna manera.

Como enigmas, la existencia está llena de enigmas, estamos para descubrirlas día tras día, a veces andamos ciegos, pero siempre tropezamos con la misma piedra varias veces.

No se me olvida esos paneles publicitarios donde aparece la misma imagen, publicidad del clan Play Boy, una mujer monísima, rubia, tumbada de lado en la cama, tapada con la sábana muy blanca, y labios pintados, con un dedo en su boca como dando a entender un silencio. Y el mensaje del clan Play Boy: "A nuestras mujeres nunca les duele la cabeza". Como si hubiera mujeres que les duele la cabeza, y como les duele la cabeza los maridos acuden en tropel en busca de mujeres que no les duela la cabeza. Andan descabezados. La entrada masiva en el primer mundo de mujeres provenientes de países más o menos pobres, como rusas, polacas, colombianas, y demás países abaratan los precios y hay más competencia en el sector de la prostitución, dice uno.

Recordaba hace poco en el centro de la ciudad, en una plaza universitaria, a una hora nocturna, determinados estudiantes que hablaban entre sí, en grupos o de par en par o algún que otro solitario, y alguien me comentó... por aquí mueve algo del sexo, las bellas pululan por aquí... realmente no entendí del todo, aunque comprendí que el asunto del sexo estaba a flor de piel...

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: