PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

DEPENDENCIA PSICOLÓGICA.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
28 de febrero de 2001.

España.

 

Como cuando te metes en la ducha, se te olvidó colocar la toalla, y la mampara se destrozó, y el espejo viejo del dormitorio por traslado se rompió en miles de pedazos (y siete años de desgracias para los supersticiosos) y bueno, un mal día o bueno, con diversos tropiezos, y la chica seguía con su dependencia psicológica, mientras me duchaba pensaba no solo en el agua que sale como chorro de la alcachofa, sino en la dependencia psicológica, la chica dice en realidad llevo ocho años juntos, o nueve, o cuatro, lo que sea, con mi amante, y bueno, se sobreentiende, se acuestan juntos, no hay vueltas de hojas, o sea, semana tras semanas coitos, y alguna que otra mamada más o menos hechas, como hacer la olla de comida del día. Salgo de la ducha y se me olvidó de la zapatilla, y lleno de pequeños charcos en forma de pisadas por todo el pasillo y el salón, busqué mis zapatillas, luego cogí la fregona y limpié así por encima, mientras pensaba en la dependencia psicológica no caí en la cuenta de que la bombona se estaba gastando, y no había otra de respuesta, y el agua fría está muy fría, tiende casi a la congelación, y yo suelo ducharme con agua caliente, adaptando a la temperatura de mi sangre... Para haber amor tiene que haber cierto pellizco de dolor, toma, para que te duela, un cierto tinte masoquista, la dependencia psicológica, en realidad hacen daños psicológico pero se aman, pero en realidad quieren abandonar pero no abandona, entre pinto y valdemoro.

Cuando se ausentan la otra media entonces volver a pensar, echar muchos de menos, las relaciones que tuvieron, cuantas ganas y vuelta a liarse a hostias, ¡eso es el amor! ¡No hay escapatoria! Te doy lo que te mereces, me das lo que me merezco, intercambio odio/amoroso. Yo te objetivizo o tu me objetivizas... o en realidad te amo cuando me miraste de aquella manera, la pareja o se miran o no se miran o se medio van al carajo. Bueno, muchos fundan matrimonio y se tiran la vida tirándose trastos. En la plaza pública algunos se atreven a sacar los trapos sucios familiares. El héroe se encontró con la chica esa de la dependencia psicológica, es difícil conquistar al héroe, por que no entra en esa dinámica de amor sadomasoquista, por eso es muy difícil intimar al héroe... Se me olvidó pedir una bombona llena, lo mismo se ha pasado el butanero y halla llamado a mi casa mientras estaba dando de paseo por la calle y como no había nadie en casa el butanero se largó, especulación, tendré que ir a la fábrica, pediré varias bombonas, pero también tendré que buscar a un calefactor para que me arregle la caldera, y ahorraré algo de dinero para substituir la nevera, bueno.

Supongamos que el héroe entra en la dinámica amorosa de la chica que he mencionado sin nombre, se tendría que dejar hacerse daño, toma, te haré ser celoso, te haré una mamada con la condición... no te haré la mamada puesto que así sufres, hago la mamada con mi amante pero no contigo, en realidad no soy una cualquiera, sino una que ama a uno solo hombre, puede que sea conservadora, me da igual... (joder, qué contradictoria). Averiguar el color de la pared del dormitorio, se está amarilleando, por culpa del humo del tabaco, me asomé por la ventana y vi a un solo policía montado solitariamente en una moto azul demasiada gorda, una moto gorda, y pasea solitariamente, siempre iban en pareja, y los tiempos modernos por eficacias... policías del barrio, son policías que escuchan a los vecinos, da consejo, como un amigo, y valla, qué sorpresa, el camión butano se va a mucha velocidad, me gustaría trabajar de butanero y pensar en la dependencia psicológica y ganar algo más gracias a las propinas... El héroe se cansaría de la chica equis, vete a tomar por culo con otro. Por ejemplo, uno va al prostíbulo, se acuesta con una que da la casualidad que es una sudamericana, y esa subamericana después del coito en tiempo establecido, se hablan, el cliente y la prostituta se hablan mientras ella se pinta de nuevo la cara para la caza de otro cliente, y la prostituta le enseña mientras en la conversación que hay clientes exigentes en cuanto a esos de excitaciones sexuales y hasta algunos requieren (sacó, mostró un pene de plástico) este consolador para meterlo por el culo. Sacó la conclusión esta: a parte de eso también está para dar por culo. Oh, cuánto te quiero y mientras te doy por culo.

Supongamos... que el héroe le encanta estar con esa chica equis, vale, sacrificaré mi deseo por ti... o cómo se dice eso... te ayudaré con amor puro. Bueno, bueno.

Las dos caras de la misma moneda: amor y odio. Construcción y destrucción. Eros y Tánatos. Con todas las buenas intenciones del mundo hablamos con el otro, y subyace un fondo perverso, malo, nefasto, destructor, aniquilador. ¡Cuánto te quiero! y mientras da por culo, y encima dan lecciones de amores...

Zapatilla raída, toalla raída, pared amarillenta, ropa vieja, nevera estropeada, caldera que para qué, dependencia psicológica, pensamientos que rebotan en una pared y termina en otra, y vuelve acá y vete al carajo. Ahora piensa esto, y que guay, cae cierta granizada, es estupenda, el tiempo.

La bañera... se olvidó quitar el tapón de la bañera, y se llenó de agua y anegó parte de la casa y los bomberos tuvieron que llegar al lugar, los vecinos alarmados, y llega una vecina muy extrañada por el comportamiento del inquilino del hogar casi anegado y le pregunta... ¿Pero en qué pensabas? Y contesta: En realidad pensaba sobre la dependencia psicológica, no sé señora vecina si habrás pensado en eso, que dependes de tu marido psicológica..., y que hay amor con dosis de sadomasoquismo, y bueno, la cosa marcha con dolor, y bueno, sabes, vecina, los hijos se hacen grandes y hacen tonterías por ahí, se rebelan y todo eso, y como sabes bien...

Todas las vecinas no le escucha.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: