PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

ANOTACIONES.
(Diario de Carolina)

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
Marzo de 2001.

España.

 

Domingo 4 de marzo de 2001

Buscar ciertos resquicios para seguir deseando, para seguir viviendo, y poder hacer las cosas, poder vivir en definitiva, no estar como paralizado, inerte, por algo que nos impiden vivir, una falta de deseo de vivir, es como si estuviéramos viendo la televisión y sin hacer ningún esfuerzo mental nos tragamos todo lo que eche por la televisión.

Los diversos nichos del cementerio de mi ciudad, esas calles, esas manadas de gatos bien gordos y bien alimentados (¿De qué?), en pleno verano, los altos cipreses (será un modo de acercarse al cielo, algo tiene que ver el ciprés con lo espiritual, con lo religioso, por lo menos abundan en los cementerios y en los conventos).

Sábado 10 de marzo de 2001

Hay que ver, las expresiones que circulan en un lugar de trabajo, todos puteados, por qué siempre decimos puteados, en realidad voy por las calles y veo prácticamente a todos más o menos puteados. Cosas de la vida cotidiana, ¡y cómo soportar la vida cotidiana! Puteados por los amigos, por los compañeros de trabajo, por el dinero, por el gobierno, por todo, puteados por todos, acumulación de agresividad, a resguardo, el caudal violento, se controla más o menos, andamos neuróticos perdidos unos más que otros.

Un modo de entendimiento, a través del desamor, del odio, de los puteos, represiones de fuerzas creativas, esconder aquello que pudieran poner en duda a otros, realmente pensaba en esas cosas mientras andaba por la calle, observando el panorama, no sabe lo que le pasa, le aterroriza la ciudad, hay que andar con muchos cuidados, por cualquier motivo es asaltado por una turba de gentes rudas (a pesar de estar en los tiempos actuales, sociedad de la información...), como si surgieran de oscuros antros, llenos de alcohol y humos, y los gorriones no tuvieran posibilidad de respirar aire puro. Si te mueves en el trabajo, evidentemente observas fuerzas oscuras, los puteos continuos, aún se ha visto pocos sitios donde reinan el amor, el Amor es tan sospechoso en esta sociedad y a la vez tan codiciado, el Odio es un recurso que emplean muchos para hacer funcionar la economía, el puteo continuo entre compañeros de trabajos, compañeros del colegio que se codean para ver quien es el primero, las salvajadas sexuales se han dado muchas veces en colegios infantiles, no lo podemos olvidar (por tanto no entiendo eso que dicen que los niños son tan angelitos). Mi pesimismo es mayor en estos días, lo veía todo tan oscuro, apenas se ve nada, mi mente se transforma, percibe otras cosas, por ejemplo, lo veo tan oscuro que veo a las gentes por las calles tan puteadas por la sociedad, en realidad muchos no evidenciamos esa realidad, estar puteados en mayor o menor medidas, a nivel familiar, a nivel del trabajo, enseñanza, gentes... Pero bueno, se toman las gentes, bastantes según estadísticas, pastillas de "felicidades" y santas pascuas, pero nadie me evidencia tal consumo de pastillas contra las depresiones, ansiedades, tristezas y otras historias de las nuevas enfermedades del alma, ¿No somos en realidad tan sinceros con nosotros mismos?

¿Estamos en la civilización del odio?

En realidad, el sujeto es feliz, los sujetos son felices, todo está tan equilibrado, hay placer y displacer, como el ratón del laboratorio, el ratón pisa una palanquita y recibe descarga eléctrica en su cerebrito a modo de placer, y así andaba, no paraba de dar a la palanquita, y recibía tales dosis de placeres que murió. Hoy más placer por horas, y displacer, placer y displacer, y en esta sociedad con publicidades por un tubo, y el erotismo a flor de piel en las publicidades, andamos con placeres y displaceres.

Domingo 11 de marzo de 2001

Esos largos muros que hay en mi calle, repletos de graffitis, y pintadas obscenas, la estética de mi ciudad, bloques de viviendas cuyas fachadas son ladrillos vistos color salmón, un tanto parecido a la coloración del cielo de vez en cuando, esa capa contaminante, esos penachos de humos de las grandes chimeneas de fábricas industriales, esas circunvalaciones viarias, autopistas, autovías, avenidas, donde es imposible cruzar a no ser que sea a través de pasarelas, donde veía raras veces gentes con ganas de hacer puenting, esos raíles de trenes cuasi abandonados, que atraviesa parte de la ciudad como una espina dorsal, esos jóvenes cabizbajos que pasean sin destino alguno, que no paran de dar vueltas, observando las pintadas sobre los muros, esas canchas de tenis de las pistas polideportivas, lugares instalados por el ayuntamiento para que hagan deportes o lugares de reuniones, esos institutos de enseñanza secundaria donde se conocieron muchos, donde vieron ensayos de químicas, donde aprendieron integrales, donde dijeron que la historia fue cruenta, donde se vieron las películas en la sala de teatro, donde observaron pantallas de ordenadores en el aula de informática... Esos parques públicos, donde pasearon, donde bebieron, donde fumaron, donde besaron. El concierto de rock en el Pabellón Polideportivo. Ese color asfalto, esas aceras pavimentadas, esos coches aparcados, esos anonimatos, invisibles, que pasean, que miran, y no encuentra un lugar para su vida, o sea, los no lugares como gasolineras, como hipermercados, como pabellones polideportivos, donde en realidad el hormigón armado se traga a las personas, hace gris a las personas, como el camaleón que imita o refleja el color de su entorno, y si vemos muros u hormigón armado...

(por cierto, dicen que si el Camaleón se coloca frente a un espejo, habría problemas, incluso podría explotar... creí haber entendido...)

Se me parte el lápiz anotando esas cosas, mi nerviosismo, iré a la tienda de la gasolinera para comprar si es posible un par de lápices, es la tienda más próxima, una cajera equis del Hipermercado tiene la obligación de decir buenos días o buenas tardes y gracias, por mandato de no sé quién, por que cree que así amortiguarían los malos humores de las cajeras, y otra cosa, hace poco una anoréxica se suicidó con su auto arrojándose al pantano... se suponen que se suicidó... era una trabajadora de una tienda de hamburguesería, Macdonald... ¿Por qué se me parten los lápices?

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: