PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

COMPETENCIAS SOCIALES.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
16 de marzo de 2001.

España.

 

Aquella mujer, que se presentó en la oficina, era la novia del compañero de trabajo, hubo un cambiazo de imagen en comparación a su imagen que ofrecía hace tiempo, realmente el cínico le importa un bledo, la mujer desvió la mirada del cínico, cosa que le ha hecho un gran favor, el cínico se da cuenta de todo, se oye una voz de fondo, claramente una voz de esa mujer... "se le cae la cara de vergüenza". Ni siquiera saludó al cínico que estaba sentado en una de las mesas asignadas, realizando sus labores, papeleos y toda la historia oficinesca, bajo orden del jefe inmediato, eso sí, la mujer fue directamente a saludar al jefe inmediato y sin saludar lo más mínimo al cínico, todos están de acuerdo que el cínico es un cínico, valga la redundancia o como se llame. Ese cambio de imagen, es sorprendente, pensó el cínico, una vestimenta muy ceñida, con un pantalón malla demasiado ceñido a la fisonomía de las piernas, casi da a ver la braga, o sea, objeto a contemplar. Cambia de imagen, para causar deseos en los machotes, si no tiene gran atractivo físico se la busca debajo de las piedras, ya que lo que desea es ser objeto de deseo, pero realmente "se le cae la cara de vergüenza" cuando en la ciudad sin necesidad de tantas vestimentas ni grandes peinados de buenas peluquerías derriba en cuestión de belleza. En la ciudad hay demasiadas que causan deseos a los hombres sin necesidad de demasiados aparatajes, aparatajes vestimentales.

El cínico, en conversación con otro, sacó de quicio al resto, por que preguntaba si esa persona es matrimoniable o no. Lo que sacó de quicio al resto es esa palabra, matrimoniable, matrimoniar, que tanto emplea el cínico cada dos por tres, como otras palabras transformadas a su gusto. Los compañeros de trabajo especulan sobre esa habilidad de determinadas mujeres de hacer "tontos" a los hombres, sexualmente hablando, se ponen en plan provocativa, se pintarrajean, y estamos en primavera o casi, y como tal algo altera nuestra sangre...

La mujer es pasiva, silenciosa, pero esa no, pone palabras que faltan al amante, y como tal, las cosas funcionan, se inversan las funciones, los roles sociales, comunicativos, generalmente las mujeres son objetos de deseos, silenciosas, pasivas, calladas... Mientras que los hombres son activos, habladores... Todos esos mensajes circulan, que se vayan al carajo los mensajes, pensó el cínico, y otros van y les gasta bromas, el cínico se desentiende de todo, la mujer que entró en la oficina buscaba un cierto reconocimiento, eso no lo consigue con el cínico, el cínico es un estúpido, con algunas personas es un estúpido, para otros no.

- Eh, cínico –se oye la voz del jefe inmediato- mira lo que tengo para ti.
El cínico se acerca a la mesa del jefe inmediato y ve un par de folios, se trata del preaviso de finalización del contrato. Vaya. Un preaviso de despido.

Realmente le sacó de quicio, iría un poco a la deriva, pero a la vez le sirve de respiro, no podía soportar esa cultura del macho ibérico y la ley del más fuerte, no sabría que hacer ulteriormente, en el fondo cree que es un problema de afrontamiento de la realidad diaria en el trabajo, dar a mostrar una imagen más amable, mas agresiva, es decir, ese modelo ideal del lugar de trabajo, cuando no están a las alturas de esa imagen ideal, por diversos motivos, por que no encuentra acomodo, por que no están de acuerdo, por que no tienen fuerzas, por que lo que sea, entonces no tienen nada que hacer. Por ejemplo, entre montones de provocaciones, de insultos, se encuentra la frase proferida por algunos compañeros de trabajo: "tu valor no llega a la altura de la suela de tu zapato" miran los zapatos... que están sucios... "además la dignidad de la persona empieza por los zapatos". Se supone que hay un modelo, por ejemplo, del hombre agresivo, del hombre que lo da todo por la empresa, es un modelo ideal, en la cual para seguir vivo y coleando en la empresa hay que seguirla. Esa fue la conclusión que sacó.

Se trata de tener una imagen compacta, proseguir, perseguir a la imagen ideal, el hombre ideal del trabajo, y dar todo por la empresa, o sea, ser productivo a tope, y ser buen compañero de trabajo, o sea, no ser rebelde, acatar normas...

Aquella mujer, novia de un compañero de trabajo, no pudo encontrar por ese cambio de imagen, el reconocimiento del jefe inmediato del cínico, "pero bueno, no te acuerdas de mí, si soy..." "Lo que pasa es que me he cambiado de pelo, y todo eso". Era totalmente otra en comparación a varios meses atrás, hay que hacer competencias con las diversas mujeres realmente bellas y naturales que abundan en la ciudad y "atontan" a los hombres.

A veces tenemos que convivir con el absurdo diario.

¿Por qué, por qué sacaba de quicio el cínico a los compañeros de trabajo? ¿Por qué resulta difícil convivir con el cínico? ¿Por qué le llaman cínico? Si solamente quiere realizar su trabajo y que nadie le provoque, ya que él no le da por provocar a nadie, pero en realidad es que hay algo inquietante que desbarata esas imágenes ideales de los otros, "no hay mayor provocación que ser uno mismo" se lee por cierto en un cartel publicitario de una marca de botella de güisqui.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: