PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

EL ATAQUE DEL CORAZÓN.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
3 de mayo de 2001.

España.

 

- Que sí, tío, ese escritor ha cambiado por un tubo, desde que le dio el ataque del corazón su vida cambia totalmente, antes del ataque del corazón era uno de los escritores más vanidoso, se lo creía todo, andaba por las nubes, diría que estaba como soñando, y soñaba por un tubo, era una fanática de su literatura, compraba todos sus libros, un autor tan prolífico, admiraba sus proezas sexuales, su vida tan libre, un libertino total, pero desde que le dio el ataque del corazón se apaciguó un poco, cambia de giro literario, fumaba mucho, ¿sabes?, siempre fumaba bastante y bebía mucho y comía como un rey, y todo a su favor, el sexo a todas horas, era un tipo admirable literariamente hablando, pero que desde que le dio el ataque del corazón..., se le hizo una entrevista en el hospital ese privado desde una de las habitaciones privadas y estaba tan macilento, y dijo que realmente ha vuelto a nacer, que todo lo que pasó anteriormente fue como un sueño, cómo le había pasado su vida así, que escribía por que soñaba, era como uno que se cree una mariposa que soñaba ser una mariposa dijo una vez, no entiendo nada, pero tenía frases geniales. Ya se ha calmado totalmente, empieza a experimentar su segundo nacimiento, ¿sabes?, siempre dicen que tenemos la oportunidad de nacer una segunda vez. Realmente, tío, es una locura total. En su juventud era un fanático de Henry Miller, e imitaba la extravagancia de Henry Miller, luego empezaba a hablar sobre Quevedo, y así hasta tal punto era un experto literario... En fin.

- Bueno, tía, no sé de qué me estás hablando.

- Sí, hombre, del escritor ese, que nos invitaron una vez unas copas en este pub.

- Ah, ya, bueno, habrá renacido a juzgar por lo que tú dices. Y a mí qué me importa que el escritor haya renacido, además yo no sé de qué va, no he leído nada de él.

- Bueno, vale, pues eso, qué aburrido eres, no puedo hablar de nada contigo. Si hablo de tal cantante me dice que no te gusta o que no escucha últimamente música, si hablamos de cualquier cosa nada te interesa.

- Es verdad, estoy fatal, llevo una mala racha, todo me va mal. El trabajo, la familia, todo, todo se hunde... Tendrás razón, tendré que renacer.

- Sacas de contexto, no te he dicho que tengas que renacer...

- No sé de qué estamos hablando, tía, es tan absurdo esta conversación, me empiezas hablando del renacimiento, ¿sabes?, yo no creo en renacimientos, eso son cosas de los Budas, ¿sabes?, no me interesan los Budas.

- Pero tío, no te hablo de los Budas, te hablo de un caso real, no te hablo de renacimiento, sino del escritor aquel tan famoso que le dio un ataque del corazón y todo cambia en su vida. Lo que cambia la vida por un ataque del corazón.

- Espero que me dé un ataque del corazón para cambiar de vida.

- Qué absurdo eres, eso es contingente.

- ¿Qué es contingente?

- Pues que puede ser o no.

- ¿Pero y si me da un ataque del corazón?

- Pues podría ser o no tu cambio de vida, es lo de menos. Son casos concretos, por ejemplo el escritor ese afirmó que todo ha cambiado, que ha sido por primera vez despertado del largo sueño.

- Es un error, tía, ya que hablamos de los sueños, los hombres necesitamos soñar, y si no soñamos no somos nada, tía.

- Soñar está bien, hasta cierto punto, también tenemos que estar despiertos y afrontar la vida día tras días. ¿Sabes?. Si no estamos siempre dormidos.

- Bueno, lo que sea, ¿pedimos otra copa?, cómo te complica la vida tía, esas gentes bailando y nosotros aquí hablando sobre si soñamos o no o sobre la contingencia, estamos anticuados hablando con esta música a todo volumen que no nos enteramos de nada.

- A veces tenemos que hablar. ¿Sabes?. Estoy harta de bailar.

- ¿Cuántas veces has visto al escritor ese?

- Varias veces. Era una de sus musas, pero desde que le dio el ataque del corazón todo cambió. Ya no le intereso, ya no soy su musa, creo que le da por hablar de religión o algo así, y hablar sobre gentes famosas de televisión y revistas del corazón.

- Ya, como no eres famosa...

- También tenía ribetes de esos, compasión hacia gentes marginadas y tal, por eso creía ver en mí como una víctima de la sociedad injusta.

- O sea, que el escritor iba entre Pinto y Valdemoro. Pues entonces me está interesando la vida del escritor ese, lo mismo compro algunos de sus libros. Es contradictorio el tío.

- Sí.

- ¿Y cómo que ya no le interesa después del ataque del corazón?

- Porque toda su vida fue una desilusión, fue un sueño, y desde que le dio el ataque del corazón cambió de vida, se despertó totalmente y entonces desde que le dio el ataque del corazón la relación conmigo cambió, o sea, el concepto que tenía de mí era un sueño, una pesadilla, una falsa compasión, esas historias, me lo contó el otro día después de salir del hospital, tomó un zumo de naranja y no fuma, y me habló de esas cosas, o sea, un cambiazo total el tío, ya es otro, realmente más dulzón y cosas así. Con lo progre y tan libertino que era, la cosa cambió, tío, entonces ya no le despertaba curiosidad, esas cosas...

- El fin de una larga pesadilla.

- Sí, más bien el fin de un largo sueño.

- ¿Y sigue escribiendo?

- Los del márqueting tratan de dar una imagen distinta de lo que es, siguen diciendo que bebe, sale con mujeres y demás rollo, y todo lo contrario es censurado por los del márqueting, ya que habría bajada de índice de popularidad y demás, y el negocio iría al garete, es lo que me dijo, no puede decir lo contrario, en todo caso dijo los del márqueting que el testimonio personal fuera a título póstumo, no entiendo nada, realmente esos del márqueting.

- Tía, cambiemos de conversación... ¿Bailamos?

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: