PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

IRENE.

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
11 de mayo de 2001.

España.

 

Ella tenía la cabeza totalmente rapada, quizás un ataque de locura en su día (a veces ataques de locuras de modo intermitente) se cortó la corta cabellera y salió a comprar en un supermercado una maquinilla de afeitar y crema de afeitar (de la misma marca ambos productos de la misma marca que utilizó el último amante/amado). Ella, con un nombre muy bonito para el amante/amado, el nombre preferido de él, Irene, se encerraba durante horas siempre sentada en el único sofá del salón contemplando un punto indeterminado, en su mente sucedían sucesivas imágenes de recuerdos lejanos y recientes. El televisor estaba encendido. Un televisor que compraron ambos hace un par de años en las Grandes Superficies a un precio de ganga, bastantes estimulados o cazados o hipnotizados por las propagandas de televisiones a precios superbaratos, una gran rebaja, la propaganda dice de todo, en cualquier medio: televisiones locales, radios, boca a boca, diarios... En realidad era liquidar los televisores que progresivamente debido a los avances de las tecnologías estaban anticuados y los precios evidentemente bajan. No son televisores malos. Sonríe Irene, al mirar el televisor, y sonríe sobre todo del recuerdo del amante/amado que salía de la puerta principal de Grandes Superficies con el televisor al hombro, ella se reía mucho, parecía tan cómico. Durante años convivieron sin televisores. Irene no está loca, no, pero tenía sus épocas, a veces se deprimía, y el alejamiento de su amante/amado realmente no le afectó mucho, pero si propicia ciertos ataques de locura. Es rara, es extraña. Pero no está loca.

La cocina está sucia, fui varias veces a ayudarla, a ayudar superar ciertos baches anímicos de ella, en realidad no me hacía caso, me consideraba como un amigo, pero siempre me hablaba de su último amante/amado. Le pregunto por esa obsesión de denominar amante/amado. Me contestó que era maravilloso por que a veces se comportaba como amante y a veces como amado y muchas veces ambas cosas a la vez. Era perfecto, un amor fuerte.

Bastantes platos, cucharas, vasos... sucios en el fregadero. El suelo con manchas de suciedades. En el baño echaba mal olor el inodoro. En fin, el piso muy sucio, ella no tenía mucha gana de limpiar el piso desde hace casi un mes, una pasada. Y ella vive sola en el piso.

Una mañana me topé con el ex amante/amado de Irene en una cafetería que tomaba café y leía tranquilamente un periódico. Le reconocí al instante, muchas veces le veía junto con Irene. Es un tipo muy atractivo, muy seguro de sí mismo, y consigue fácilmente cualquier cosa que se proponga. De risa fácil y demás. Un hombre con un exceso de virtudes. Me acerqué a él. Le comentaba cosas de Irene.

- Ah, Irene, ¿sabes?, es una chica muy buena, muy inteligente, muy posesiva, pero en realidad todo fue a pique nuestra relación debido a su progresivo mal carácter... –realmente me decía eso como una obligación a contestar mi pregunta..._

- Pero se encuentra mal últimamente.

- Hice todo lo que pude, no hay remedio. Es una chica muy complicada, la quería pero no puede seguir así, se está volviendo loca y realmente no estoy dispuesto a soportar una locura suya...

- No está loca.

- ¿Y tú cómo lo sabes?

- Soy psicólogo.

- Bueno, los psicólogos dicen muchas cosas pero a la hora de la verdad no coinciden. ¿No admite que esté loca?

- No. No está loca. Tiene sus manías, como yo, o como tú que tienes manías por ejemplo en la forma de leer el periódico o como te rasca la nariz y esa apariencia de seguridad que das a los demás como un modo de mostrar superioridad a los demás y provocar envidias a los demás.

- ¿No tratarás de analizar mi vida?. No estoy dispuesto a ser catalogado por usted de tener tales problemas mentales o manías, así que no entiendo por qué estás hablando conmigo ni por qué estoy contestando a tus preguntas. Así que pago esto y me voy.

- Muy bien, te pregunto esto por que me preocupa Irene, y suponía que te preocupaba Irene.

- Sí. Me preocupa. Pero estoy enamorado de otra.

- Bien, estoy de acuerdo contigo. No mantengo la palabra contigo, es absurdo hablar de esto.

- Vete a la mierda.

- ¿Por qué?

- Por que los psicólogos como tú son unos mierdas.

- Me largo.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: