PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
/ Relatos de Miguel Ángel Sánchez Valderrama
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

ESPECTÁCULO TV.
(Diario de Carolina)

Miguel Ángel Sánchez Valderrama
miguelasv@terra.es
http:// neurosistotal.blogspot.com
15 de junio de 2001.

España.

 

El dúo de presentadores de un programa de televisión con gran audiencia, uno de ellos hablaba en plan payasesca a la cámara de televisión y el otro presentador más mayor se montó en un helicóptero como piloto y a escasos metros del suelo hacía maniobras para llamar la atención a los telespectadores, un modo de saludar, dando a la palanca arriba y debajo de tal modo que el helicóptero hiciera asentimiento, como la cabeza del presentador que da asentimiento, sí, sí, con el morro del helicóptero. Un espectáculo. Como la cabeza del caballo que de vez en cuando dice sí. En un país distinto al mío las gentes asienten de modo contrario a nosotros. Cuando nosotros movemos la cabeza de izquierda a derecha y derecha a izquierda damos a entender el no, pues bien, no recuerdo qué país ese movimiento de cabeza sería sí, y cuando nosotros movemos la cabeza como diciendo sí para ese otro país significaría no. ¡Qué inversión! El caso es que el presentador de televisión con máxima audiencia que estaba montado en el helicóptero estaba como algo ido de la cabeza, como flipando con lo que hacía con el helicóptero, cuando lo vi creí que era un doble, pero no, se trata de él, ha hecho un cursillo acelerado de piloto de helicóptero y parece mentira que a su edad, casi frisa los sesenta y cinco años, haga barbaridades con el helicóptero para agradar o llamar la atención o que la audiencia siga siendo récord imbatible y haga el presentador de avanzada edad conductas infantiles, ni los más niños serían capaces. Pero cuidado, son presentadores a pesar de sus zafiedades son cultos, son personas leídas, escriben, ganan premios, saben bastante, y hacen preguntas de vez en cuando inteligentes. Sí. Solamente que la tendencia actual de la televisión es emitir ciertas dosis de espectáculo infantil e imbecilizante para seguir manteniendo el nivel de audiencia o aumentar un tanto. Es como ley de vida para la televisión.

Me desperté casi a las cinco de la mañana, con sudor, había soñado eso de los dos presentadores de televisiones, y que uno de ellos hablaba en plan payaso frente a la cámara de televisión mientras que el otro hacía maniobra de asentimiento con un helicóptero. Es un sueño más de otros sueños que tienen contenidos audiovisuales, en concreto, televisivos. Por ejemplo, la que no se me olvida, sueños que cuentan una historia para mí interesante y me intriga y todo eso y de repente se interrumpe, intermedio, para anuncios televisivos. Entonces me jode. Ver una excelente película y luego de repente interrumpen escenas para dar pases de anuncios, intermedios y más intermedios, no sé por que llego a soñar esas cosas.

Un tanto sudado, me levanté de la cama y me asomé a la ventana, el cielo estaba de una coloración excelente, celeste, es un flipe ver ese celeste, y aún no es del todo de día, y cierto frescor, en estos días calurosos.

De vez en cuando hago zapping, y veo espectáculos, como alguien que se levanta de una silla y se sube sobre la mesa de un presentador y grita infernalmente y el público muy atento y palmadas y el ruido de fondo mitad música mitad ruido de fábricas con ruidos chirriantes. El mando del televisor tiene cientos de botones, puedes acceder a bastantes canales, y en horas de máxima audiencias puedes contemplar espectáculos que rozan la zafiedad, a veces son divertidos pero a veces no me da por verlos. Apenas veo televisión, si sueño con televisión pues a ver para aquellos que ven mucha televisión, pues soñarían mucho más con la televisión, diría.

Una vez con esa cosa de dar al mando a distancia, hacer zapping, me topé con un programa de televisión sobre revistas del corazón, hay varios canales, nos informan sobre los famosos, los ricos, los amoríos, los príncipes y princesas, todo lo que se refleja en las revistas del corazón, pues bien, ese día vi grupos de personas que sigue siendo algo característico de nuestro país, mujeres de avanzadas edades semidesnudas ofrecen sus cuerpos a las gentes que acudían a esas salas de fiestas, es algo habitual y nada sorprendente, entiendo, pero pensaba que era algo rancio, algo del pasado, algo de la subcultura y que los prostíbulos son más modernos, y son otras cosas, pues no, aún hay rastros del pasado, gentes del mundo de la subcultura que sueñan ser gentes de la revista del corazón, están en sus pensamientos, y son capaces de hacer cualquier cosa para conseguirlos, sí, bien, entonces nos informaban que ellas y ellos sin pudores relataban a las cámaras de televisones (parecían marionetas, patéticas marionetas) que se hacían lifting, operaciones, aumentos de pechos con siliconas, quitar grasas en distintas partes del cuerpo con operaciones de quirófanos, tener colecciones de pelucas, para algunos cambios de sexos, etc., y esas cosas, en plan espectáculo, es un espectáculo con éxito: gran audiencia, éxito para la televisión.

Por unos minutos de gloria son capaces de hacer cualquier cosa.

Sudaba bastante, sí, por que ese sueño era como una pesadilla, sí, no encontraba explicaciones.

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: