PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Letras / Relatos
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.
 

 

MARÍA MARYLIN.

Carlos Pérez Vaquero
cpvaquero@lexnova.es
Valladolid, España

 

I. Noche del JUEVES.

- ¿Quién es?

- Hola, soy... Juan.

- ¿Qué Juan?

- ¡Ehm! Llamaba por lo del anuncio.

- ¿Qué anuncio?

- ¿No eres María Lascivia?

- ¡María Lascivia! Serás depravado. Vergüenza debería darte llamar a esos números cochinones. Es que no tienes una madre que te...

¡Clic!.

- ¡Uf! Creo que me equivoqué de número.

II. Noche del VIERNES.

¿Viene alguien? No. A ver si aquellas viejecillas se largan del banco junto a la cabina... Sí. Despacito pero seguras. Así me gusta. ¿Y por aquí? Todo libre. Ni un alma a la redonda. Ánimo, Juanillo. A ver si esta vez marcas el número en condiciones. ¿Cómo era?... María Lascivia. Y el número es... ¿Cómo que no acepta monedas de céntimo? ¿Y las de cinco? Sí, estas sí que valen.

- MARQUE EL NÚMERO DEL ABONADO.

Voy, voy. Qué pesadez de máquina. Es el 3048156. Espero marcar en condiciones. Tres. Cero. Cuatro. Ocho. Uno. Cinco. Seis... Correcto, pitido y ya tenemos señal.

- ¡Hoooola!

- ¡Ah! Buenas... Soy Juan.

- Hola Juan.

- ¿Cómo te llamas?

- María.

- ¿Eres la chica joven, discreta y céntrica del anuncio?

- Sí, claro. ¿Quieres venir a verme?

- Si te soy sincero, es la primera vez que llamo a un número de teléfono de éstos y no sé muy bien qué tengo que hacer.

- Bien, tranquilo. Si quieres, puedo decirte cómo soy. Tengo 19 añitos. Mido 1,65. Tengo el pelo moreno y muy, muy largo y mi conejito está muy sólo sin ti. ¿Quieres saber algo más?

- Yo... no sé... María, ¿cómo funciona esto? ¿Voy a una sala de espera y me vas llamando cuando llegue mi turno, como en el súper?

- No, amor. Yo soy muy discreta. Te doy la dirección de mi apartamento y vienes a la hora que mejor te convenga. Estaremos los dos solos toooodo el tiempo que quieras.

- ¿No me encontraré a nadie por las escaleras ni a otro... a otro cliente? Ya sabes que esta ciudad es un pueblo y que, al final, todo el mundo termina conociéndose.

- No te preocupes, cielo. Debajo de mi apartamento hay unas oficinas que cierran por las tardes y los fines de semana, así que mi nidito es un lugar muy discreto.

- ¿Y qué haríamos?

- Lo que quieras.

- ¿Y el precio?

- A partir de 60 € y con 100 te hago uno completo con masaje de pechos.

- ¡Uf! Si te parece, María, me lo pienso y con lo que sea te llamo más adelante ¿de acuerdo?

- Como quieras, amor. Espero verte pronto.

¡Clic!.

¡Con 100 € me hace un completo! ¿Será caro? ¿Y cómo será un masaje de pechos? Qué subidón tengo de adrenalina y... ¡Mierda! No le pregunté si tenía tatuajes. ¿Estará depilada? ¿Del todo? Voy a volver a llamarla. Dirá que soy un plasta pero seguro que en ese trabajo ha tenido que conocer a muchos tipos bastante peores. A ver, cómo era: Tres. Cero. Cuatro. Ocho. Uno. Cin...

¡Clic!.

No me atrevo. Va a decir que si he nacido ayer. ¿Qué me dijo? Morena, con el pelo largo y 19 añitos. Y todo por 100 € ¿Valdrán todas lo mismo? Sacándole provecho, tampoco es tan caro. Total, he llegado a pagar mucho más por cenar en algunos restaurantes. ¿Y estará limpia? No me gustaría meterla y pillar algún hongo que... ¡Buag! No quiero ni pensarlo. Además, imagino que ella ya se encargará de poner medidas... Porque, con lo que cobra, supongo que ella pondrá los condones, ¿o no?

III. Noche del Sábado.

¿A cuál llamé ayer?... Esta es, María Lascivia, en el 3048156. La de 100 € el completo. ¿Y esta otra? Marylín. ¡Uf! ¡Qué sugerente!.. ¿El teléfono está libre? Sí, a ver qué hace el tipo aquel del perrito. ¿Viene? No, se va por Isidro Polo. Bien.

- MARQUE EL NÚMERO DEL ABONADO.

¡Qué ya voy! Es el 2425262... ¡Qué sandez de número! Dos. Cuatro. Dos. Cinco. Dos. Seis. Dos. Venga, Juan, respira. Cada vez que llamo me dan taquicardias....

- ¡Piii!... ¡Piii!... ¡Piii!

Da señal. Sí. Lo cogen.

- ¡Hoooola!

- ¿Eres Marylín, la rubia sexy que me hará olvidar a las morenas?

- Sí, ¿quieres que nos veamos en mi apartamento?

- Verás, Marylín. Es la primera vez que llamo a uno de estos números y no sé muy bien...

- Te puedo empezar diciéndote cómo soy.

- ¡Vale!

- Tengo 24 años. Un cuerpo atlético. Hago gimnasia y taekwondo. Soy rubia natural y mi conejito está muy solo esperándote.

- ¿Dónde he oído yo eso?

- ¿Perdona?

- Nada, nada. Cosas mías. Esto, cómo... ¡umh! Cómo va todo esto. Te espero en una sala y me llamas cuando me toque, como en el súper.

- Yo a ti te conozco.

- ¡¡¡¿QUÉ?!!!

- Eres el que llamó el otro día, también me comentaste eso de la cola del súper.

Piensa rápido, Juanillo. He marcado el 2425262. ¿Recuerdas? El número tonto y esta es Marylín, la rubia de 24 años. Ayer llamé al... ¡acuérdate, joder! El 3048156, el número de María, la morenita de 19 años. ¿Entonces? No entiendo nada, pero tengo que decirle algo:

- ¿Tienes tatuajes?

- Sí. Uno pequeño, en la nalga izquierda.

- Bien, me alegro... María Marylín.

- ¿Eh?

¡Clic!

Como para fiarse de los anuncios. Seguro que, al final, ni siquiera era una mujer. ¡Joder! ¡Qué difícil está mojar hoy en día!

 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: