PORTADA  

 

 
      
  Othlo
Othlo / Política / Documentación
 
 

 

Opina en el foro.

Contacta y opina con otros colaboradores de Othlo en la lista de correo.
Suscríbete al boletín de novedades de Othlo.
Colabora en Othlo.

 

 ANÁLISIS SOBRE EL AVIÓN ESTRELLADO EN QUEENS.

 

Posiciones de Fuerza


La caída del vuelo de American Airlines sobre Queens trae de nuevo el terror a los titulares de occidente, al tiempo que parecía irse alejando de Nueva York, progresivamente más hacia lugares remotos como Kabul ("donde pertenece", faltaría decir).

Luego de ocurridos los catastróficos hechos del 11 de septiembre, la atención del público se había ido diluyendo en la creencia de que aquellos atentados serían un "bizarro acto de magia negra" que no volvería a suceder. La realidad es el peor remedio para las ilusiones.

Para echar un poco de luz sobre los sucesos del 12 de noviembre, podemos encarar cierto análisis de los modos de actuar de quienes son sospechosos de este terrible ataque. Cabe aclarar en este punto, que no se considerará la hipótesis de "accidente", aunque no haya sido descartada, porque no aporta al análisis mismo que estamos realizando.

Al preparar un ataque contra un vuelo aerocomercial como los que se produjeron estos últimos meses en la costa este de los Estados Unidos, la disponibilidad de blancos es tan abundante que facilita la primera etapa de planeamiento de los atacantes. Decenas de aviones con características "necesarias" despegan todos los días de los aeropuertos de la costa este en forma programada y regular. Horarios próximos para ataques simultáneos, destinos lejanos que los obligue a llevar más combustible o trayectorias de vuelo cercanas al objetivo, son de esas características que se repiten a diario en diversas combinaciones. El único trabajo de inteligencia que llevan a cabo los atacantes en esta fase es el de registro de los números de vuelo, precios de pasaje y horarios respectivo. Finalizado éste, tienen una agenda, digamos, para todo el mes, que es probable se repita el mes entrante con pocas variaciones.

El segundo paso es elegir es día del ataque, y allí es donde infinidad de variables entran en juego. El trabajo de las células es saber el cómo y dónde, se imaginan el porqué, pero el cuándo viene de arriba. Un día el atacante levanta su teléfono o abre su emilio y encuentra un aviso con vencimiento en 24, 36 o 48 horas. Por lo general, vemos que los ataques se realizan por la mañana, lo que nos puede llevar a inducir que el "día clave" es el mismo en que se produce el ataque.

Lo que se concluye por definición es que resulta más ilustrativo analizar porqué se elige el día, en vez de poner el énfasis en qué vuelo es víctima de la acción. En el caso del vuelo de Queens, el avión partía hacia República Dominicana con un pasaje compuesto mayormente (diversas fuentes informan de un 90%) por ciudadanos dominicanos, que poco tienen que ver con esta guerra. Asimismo, salvo los primeros 10 a 15 minutos, el vuelo cubriría su recorrido sobre el océano Atlántico, por sobre toda la flota de Virginia, lo que hubiera dificultado desviarlo alevosamente sobre un objetivo continental, al nivel de alerta que se maneja.

Pasadas por un momento las consideraciones sobre el vuelo, podremos profundizar en lo que podría haber hecho que el día en que se realiza el ataque sea de algún modo especial. El 12 de Noviembre se reunirían en las Naciones Unidas un conjunto de representantes de diversas naciones, para debatir sobre una alternativa política al régimen Talibán, una vez que este fuera expulsado del poder en Afganistán. Entre los delegados que participarían en esta reunión, se encontraban representantes de China, Irán y Pakistán, países que más allá de sus declaraciones puramente formales a favor de algún tipo de acción contra el terrorismo, son la punta de lanza diplomática para que cesen los bombardeos norteamericanos sobre Afganistán. Lo que todos sabemos, por cierto, es que sin bombardeos el Talibán no sería expulsado del poder, lo que a su vez, pone de manifiesto el doble discurso de estas naciones acerca de este tema y esta oportunidad en particular.

El mensaje de Queens, claramente podría interpretarse como "no canten victoria antes de haber ganado". El régimen Talibán, luego de intensas semanas de ataques con tropas de elite, misiles crucero y bombarderos de última generación, todavía sigue donde está, y Osama Ben Laden, su primer general, más que escondido en una cueva, comiendo raíces a la luz de una antorcha, todavía conserva la capacidad de realizar un ataque en el corazón del territorio enemigo. Ésta es la imagen que se había estado diluyendo con el tiempo y la que los representantes diplomáticos necesitaban restaurar para lograr una posición de fuerza. Una base que les permita lograr una definición política del conflicto, en la que tienen voz y voto; y no solamente un final militar, que llevaría nuevamente a una virtual "ocupación rusa" de territorios contiguos a sus fronteras, de la mano de los milicianos de la Alianza del Norte, hoy fuertemente aprovisionados por Moscú. En su defecto, la opción de que la OTAN tomara igualmente posiciones en tierra, es una perspectiva aún más desalentadora.

En tercer lugar, dentro del análisis del modus operandi de los atacantes, ya existen hipótesis que pueden relegarse en la medida que se consigue un mínimo de información fehaciente. Primeramente, que el vuelo haya sido abatido a un minuto y medio de elevarse del suelo, hace improbable que haya sido abatido. La experiencia del 11 de Septiembre demostró que ni con 18 minutos entre ambos ataques a las torres gemelas pudieron detener el vuelo.

En segundo lugar, se considera la hipótesis de un artefacto explosivo introducido por uno de los pasajeros o tripulación. A pesar de la fanfarria, las medidas de seguridad se reducen a que luego de ser despachado el equipaje, se traslada junto al avión y cada pasajero debe reconocer sus maletas y separarlas del resto antes de abordar. Si queda alguna sin reconocer, el vuelo se suspende y se llama una ODT, SWAT y HAZMAT. El talón de Aquiles de este procedimiento es que un atacante suicida no tendría inconveniente en abordar el vuelo, aún sabiendo que el explosivo causaría su propia muerte.

La contra de esta hipótesis es que el vuelo se retrasó de su horario de salida normal y un detonador de tiempo no hubiera previsto la diferencia (a menos que la idea fuera hacerlo explotar en medio del Océano). La hipótesis de un detonador remoto, por el contrario, ni siquiera implica que el atacante estuviera a bordo, por lo que se podría haber utilizado un operativo "mula", como en las actividades de narcotráfico y lavado de dinero. De cualquier modo, la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana (NSA) podrá confirmar (tal vez no públicamente) si hubo una transmisión por más que haya durado unos segundos.

La tercera y más sólida hipótesis es la de sabotaje. Incluso el hecho de tener un operativo o célula dentro de las cuadrillas de pista del aeropuerto hubiera resultado apropiado a la hora de "clasificar" los vuelos en la primera etapa de inteligencia. Este operativo o célula podría incluso haber montado un explosivo o maleta, como se contempla en la segunda hipótesis. Lo que refuerza la hipótesis de sabotaje es que el desperfecto se produce en la etapa de despegue, en la cual la máquina es más exigida. Tal vez si los cálculos hubiesen sido más exactos, el avión se hubiese estrellado más cerca de Manhattan. Resulta menos probable que un explosivo en los compartimentos de carga y equipaje del avión resultaran en el desprendimiento de una turbina, más que de un ala entera. Por el contrario, en la hipótesis de sabotaje resulta casi imposible lograr que toda un ala se desprenda, pero sí es razonablemente probable hacer colapsar sólo una turbina.

Este análisis es solamente una primera aproximación al cómo y al porqué de la tragedia que ha vivido el pueblo dominicano y el norteamericano el 12 de noviembre. La ausencia de consideraciones personales o morales a fin de mantener el análisis en el marco del rigor no implica nuestra mayor solidaridad con las víctimas del terror y la violencia, sea cual fuere su nación, religión o color político.
 

 



OTHLO
Revista electrónica

Asociación HuSe
CIF: G18538876
http://www.othlo.com
othlo@othlo.com
TF: (0044) (0) 7778379805
Manchester
United Kingdom

 
Dentro de
OTHLO:

 
Sobre
OTHLO: